Rendición de Cuentas 2011-2012

Rendición de Cuentas 2011-2012

La República Dominicana ha alcanzado un considerable nivel de democracia formal-electoral. Los gobernantes, congresistas y representantes ante los gobiernos locales son electos en procesos comiciales libres de sobresaltos, de traumas institucionales y electorales, porque existen libertades políticas y civiles; los medios de municación cada vez juegan un rol más destacado y existen redes de entidades de la sociedad civil que contribuyen a fortalecer la democracia.

Sin embargo, aún persisten serios desafíos, entre los que se encuentran un régimen de transparencia y de integridad de los poderes públicos, y una cultura de respondabilidad1, que exponga a la rendición de cuentas, tanto los órganos institucionales como los funcionarios públicos.La Constitución de la República dispone en el artículo 92, la responsabilidad de presentar y rendir cuentas, no solo a los que dirigen las cámaras legislativas sino también a los legisladores.

Esto es importante para reforzar los niveles de accountability o de control vertical que se da cada cuatro años en las elecciones donde los ciudadanos deciden a quien elegir, sin embargo durante el ejercicio, la democracia de hoy demanda mayor calidad. Uno de los elementos que determina la calidad de la democracia es precisamente que los funcionarios electos y aún los no electos, rindan cuentas a la ciudadanía.

Los senadores deben rendir cuentas a los ciudadanos, a los electores y a los que no son electores de su provincia y del país, sobre cómo han desempeñado sus funciones básicas de legislar, de representar, de fiscalizar, y de otro rol que algunos estudiosos del congreso le atribuyen y es el de arbitrar intereses y conflictos en la sociedad, de generar mesas, diálogos y encuentros.

Las iniciativas legislativas que hemos impulsado este año han estado orientadas hacia la transparencia y el fortalecimiento institucional.

Se destaca el Proyecto de Ley de Derechos de las Personas en sus relaciones con la Administración y Procedimientos Administrativos, que es a nuestro juicio una de las leyes más importantes respecto al derecho de los ciudadanos ante el poder estatal. También el Proyecto de Ley de Racionalización del Gasto Público, como coproponente junto a los senadores Tommy Galán y Charles Mariotti, que contempla algunas de las medidas de austeridad que adoptó al inicio de su gestión el residente Danilo Medina.

Hemos impulsado los proyectos de Ley de Declaración Jurada de Patrimonio y Enriquecimiento Ilícito, como co-proponente junto al Senador Charles Mariotti, y de la Ley de Regulación del Ejercicio del Derecho en la República Dominicana. Estos y otros importantes proyectos de leyes, son estudiados en la Comisión de Justicia y Derechos Humanos, que presidí hasta julio del presente año.

También hemos colaborado con la elaboración y socialización de distintas iniciativas legislativas que promueven la participación ciudadana. Otros proyectos de ley importantes, introducidos en el período anterior que están pendientes de discusión en la Cámara de Diputados, son la Ley de Fiscalización y Control, la Ley que regula el indulto, la Ley de suplencia de género y la ley que persigue penalizar el delito de violación de propiedad.

Durante este período nos hemos mantenido en contacto permanente con los diferentes sectores sociales y con las comunidades que conforman la Provincia de Santiago, para escuchar sus preocupaciones y acompañarles en la gestión ante las instancias públicas correspondientes.