Manos a la obra con la reforma

El pasado jueves 10, en el programa de radio Cara o Cruz, se produjeron dos intervenciones muy alentadoras para la República.

Esas declaraciones fueron las relativas a la tan esperada y reclamada modifi cación del Código Procesal Penal, aspiración clave para contrarrestar el principal problema de los dominicanos hoy día: el auge de la delincuencia.

El senador por Santiago, licenciado Julio César Valentín, disipó la versión de que el proyecto aprobado por la Cámara de Diputados en noviembre de 2011, después de más de 500 horas de trabajo, hubiera sido engavetado por la Comisión de Justicia del Senado de la República, explicando que lo que ocurrió fue que el proyecto llegó a la Cámara Alta prácticamente terminando la legislatura correspondiente, por lo que se produjo la perención del mismo.

El Senador Valentín, al ser cuestionado por el autor de este artículo, de cuál sería la vía más expedita para sacar del limbo la reforma aprobada en la Cámara de Diputados, expresó que dicho proyecto debía ser retomado por la Cámara de Diputados y aprobado sin mayor dilación (en virtud de que ya fue aprobado anteriormente) y enviado al Senado para los fi nes de la discusión correspondiente, explicando que existe conciencia, tanto en él como en sus compañeros de hemiciclo, de la urgencia de esta vital reforma que tiene que ver con la seguridad de todos los dominicanos.

Inmediatamente concluimos la conversación con el Senador Valentín, recibimos la llamada del presidente de la Cámara de Diputados, Dr. Abel Martínez, quien le informó al país al través de Cara o Cruz radio, que en los próximos días se pondría en agenda el proyecto de reforma del Código Procesal Penal aprobado anteriormente, a los fi nes de enviarlo cuanto antes al Senado de la República.

No hay dudas de que éstas son muy buenas noticias para el pueblo dominicano, que aspira a ver a sus legisladores conociendo situaciones de enorme trascendencia relativas a la vida cotidiana de la gente común.

Esa reforma del Código Procesal Penal aprobada por los Diputados, aborda directamente los puntos cruciales que fueron previstos en una reforma anterior, en la que trabajé como Consultor Jurídico de José Tomás Pérez, Senador del Distrito Nacional en el 2006, y que fuera aprobada en las dos Cámaras y convertida en ley, y posteriormente vetada por el entonces Presidente Leonel Fernández Reyna.

La reincidencia en los sometimientos de hechos criminales violentos como elemento fundamental a apreciar por los jueces al momento de dictar prisión preventiva, está dentro del proyecto de reforma planteado y no me cabe ninguna duda, de ser convertido en ley y promulgado por el ejecutivo, servirá de muro de contención en contra de la delincuencia que azota la ciudadanía, puesto que el 80% de los hechos criminales que se producen en el país, lo están cometiendo personas que tienen otros procesos pendientes graves y que han sido anteriormente benefi ciadas con medidas de coerción blanguendes, con las que han recobrado con facilidad su libertad.

Otro elemento importante contenido en la reforma aprobada por los Diputados, es igualar la obligación del Estado en ofrecer defensa gratuita al imputado, a ofrecerla igualmente a la víctima de hechos graves. No es un secreto para nadie que la inmensa mayoría de las víctimas pobres de este país no acuden a poner querella contra sus agresores por no tener dinero para pagar una asistencia legal; contrario a su agresor o victimario, que es celosamente defendido por los abogados de ofi cio pagados por el Estado Dominicano.

La mayoría de la gente pobre que es atacada en barrios y campos del país no va a poner querella a una Fiscalía, porque sabe que no tiene oportunidad de cubrir los costos y mantenerse al frente de un proceso acusatorio, en el que en la generalidad de los casos los fi scales se apartan ante la inactividad del actor civil y de la víctima, procediendo a archivar miles de infracciones graves al Código Penal.

En el proyecto de modifi cación aprobado por los diputados se abarcan más de 100 artículos del Código Procesal Penal, con muchos otros puntos importantes en los que se endurece el rigor de las normas procesales que hoy le sirven como escape fácil al delincuente para burlar la justicia.

Las declaraciones del Senador Valentín y del Presidente de la Cámara de Diputados nos animan a pensar que uno de los anhelos más reclamados por la sociedad, como es la modifi cación del Código Procesal Penal, será pronto una realidad. Manos a la obra con la reforma!

Por: Vinicio A. Castillo Semán
Vía: Listín Diario